Lolita como vuelta de tuerca al feminismo

Hay quien pueda considerar que reinterpretar la moda y la buena educación del rococó y el victoriano significa machismo y rechazo a lo que el género femenino ha conseguido. Bien, ésta premisa es falsa; en muchos sentidos el Lolita representa más el feminismo que las corrientes feministas actuales por los siguientes motivos citados:

-En primer lugar y, por suerte o por desgracia, lo primero en que se fija la gente debemos citar el atuendo o vestimenta. El Lolita no enseña nada frente a la moda actual en que se muestra cuanta más carne mejor; no hay que pensar en ello como una opresión de la mujer sino muy al contrario como el rechazo de venderse a sí misma como un objeto sexual.

-En segundo lugar citaremos los buenos modales. En el Lolita debemos hacer un esfuerzo, siempre dentro de nuestro propio carácter, por tomar tendencias hacia la amabilidad, el respeto y la correcta educación. Ésto se podría tomar por el pensamiento de que las mujeres han de estar siempre perfectas cuando en realidad no es más que el deseo de mejorar como persona.

-Por último y también relacionado con el punto anterior hemos de hacer mención a los hombres relacionados con el Lolita. Lo primero que un Aristocrat/Ouji/Kodona debe hacer es velar por las Lolitas de su grupo, el abrir puertas, retirar sillas o besar la mano no ha de ser considerado como protección porque las mujeres sean el sexo débil, sino más bien como respeto y deferencia hacia ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario