Titiritero

Titiritero, corta tus cuerdas.
La muñeca rota, los hilos sueltos.
Tanto tiempo manejando su voluntad. Mi voluntad.
Tanto tiempo siguiendo tus pasos….

Y ahora te vas
Y no vuelves
¿Dónde estás?

Titiritero maldito, corta tus cuerdas. Que nunca debiste enredarme en ellas si pensabas abandonarme.
Muñeca rota, dónde vas ahora. El titiritero se fue. Quedó olvidada y sola.

Titiritero, corre. Como ala que lleve el diablo, vuela con tus vientos más allá de tu cautiverio. Más allá de tu maldición vuela en tu viento. Haz honor a tu nombre.

Titiritero, córtame las cuerdas. Muñeca rota y sin hilo.

Titiritero, córtame las cuerdas, que no las necesito.

Titiritero, libérame. Que no necesitas cuerdas para atarme.

Titiritero, suéltame. Que donde vayas te sigo, más allá del viento, de los sueños, de vidas y de épocas.

Porque te quiero, titiritero.


Y así es como las muñecas se enamoran de quien las maneja

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario