El Traje: A través de los Tiempos

(Acabo de terminar de "leerlo", así que aquí os dejo algunos fragmentos de la introducción, muy inspiradora en el entorno de la moda en general y del Lolita en particular, y las fotos correspondientes a las épocas e inspiraciones que atañen al Lolita)

1000 Ilustraciones seleccionadas por Erhard Klepper
Con una introducción por Manuel Rocamora
En el proceso histórico, el indumento es una de las características más definidas y marcadas de los distintos pueblos y épocas; de una crónica del ilustre escritor Wenceslao Fernández Florez entresacamos los siguientes párrafos: <El indumento ofrece un interés extraordinario en la vida de los hombres, hasta el punto de que a través de los siglos se les puede juzgar por las prendas que llevan, y entonces se les comprende mejor y más completamente que por las obras que realizan. La moda es una de las más serias exteriorizaciones del espíritu humano. No sólo revela lo que hacemos sino lo que hubiéramos querido hacer en el fondo de nuestras más secretas intenciones.>

La indumentaria ha respondido y responde a las diversas necesidades de la vida y las exigencias sociales; tiene tanta importancia que se sitúa como una de las más importantes ramas del arte, tanto por su relación directa con la historia así como en lo social.. Es de capital importancia el estudio de ésta rama de la arqueología a fin de investigar el desarrollo gradual de la industria textil e igualmente aquellas otras industrias afines: bordado, fabricación de blondas, bisutería, etc.
Igualmente fundamental es el estudio de la indumentaria desde el punto de vista artístico; siendo el complemento inmediato en la investigación de los monumentos debidos a los distintos pueblos y épocas, ya que el indumento ha estado siempre íntimamente vinculado con el gusto artístico de cada época.
En el estudio de la indumentaria, hasta el detalle más insignificante es importante para precisar y analizar las variaciones realizadas en las distintas épocas; sirve en gran manera al arqueólogo el estudio  de ésta importante rama del arte para la catalogación de los monumentos figurados.

La moda es tan antigua como el uso de los primeros objetos usados para cubrir la desnudez humana. Primero vistió pieles, luego tejidos: lana, algodón, cáñamo, lino y finalmente seda. La invención del hilado y del tejido piérdese en la lejanía de los tiempos.

Para lograr la auténtica elegancia, la Moda tiene que apartarse delo extravagante y chillón que a veces ha conducido incluso a problemas de salud; entonces logra un sentido realmente elevado, hermanando la sencillez con la belleza, para formar un conjunto estético y artístico al mismo tiempo.
Algunas damas que han logrado distinguirse por su indiscutible elegancia, interpretan la moda a su manera, aplicándola a su tipo, color de piel y al tono de su cabello.
La verdadera elegancia es un arte súmamente difícil; se logra instintivamente, pero se aprende con dificultad. Es un lenguaje aparte que sólo se habla en ciertos ambientes y que la multitud desconoce.

La moda en ocasiones debe ser refrenada, ya que en su constante búsqueda de originalidad puede usar métodos que pueden, fácilmente, llevar a algunas especies a la extinción. Aún así y sin recurrir a éstos artificios la moda puede estar llena de lujo y suntuosidad, y aún así mismo no estar reñida con la economía doméstica; los materiales empleados para la confección de los vestidos eran de larga duración, de manera que se heredaban y el mismo traje fué lucido por tres generaciones, con ligeras modificaciones atendiendo a la estética del momento.
Dejemos ahora la veleta de la Moda dispuesta a girar al más leve soplo de las corrientes venideras.













(Ojo al de la izq. que ahí en medio como podéis ver hay un postizo de pelo en forma de lazo como los que se usan ahora, y esto es del 1863!!)








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario