Todo para tu mascarada (Parte II)

Ésta forma de hacer máscaras la aprendí en la clase de Volumen del Bachillerato de Artes :P fué muy divertido hacerlas entonces y también ahora. Recomiendo las vendas de escayola casi para todo (sí, también para armaduras de cosplay son útiles junto con sprays metalizados ^^). Realmente las fotos están terribles, no tenía el móvil a mano ^^'' pero espero que al menos se entienda el tutorial.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------

¡No hay mascarada sin máscaras! 
Hay una forma muy sencilla y económica para que podáis hacer vuestra propia máscara a medida, necesitaréis los siguientes elementos:
  • Vendas de escayola (Se compran en la Farmacia por alrededor de 3-4 €)
  • Un recipiente ancho con agua.
  • Tijeras.
  • Crema hidratante de cualquier tipo (¡Esto es muy importante!).
  • Papel de lijar de grano fino.
  • Pintura (preferiblemente acrílica) del color que deseéis y un pincel para aplicarla.
  • Otros elementos decorativos (apliques de cristales, pegamento con purpurina, flores, hojas, cadenitas…al gusto del consumidor).
  • La ayuda de otra persona y dos o tres horas de vuestro tiempo. 
Contar con una persona que os ayude es muy importante, ya que será quien tenga que aplicar las vendas de escayola sobre vuestra cara.
-En primer lugar, hay que cortar algunas tiras del rollo de vendas. Las piezas deben ser pequeñas para poder amoldarse a zonas de la cara que tienen ondulaciones. Cortadlas conforme las vayáis necesitando, ya que si pasan mucho tiempo en el agua se endurecerán y no se podrán aplicar.

Ése tamaño está bien para cortar la venda
-El siguiente paso es aplicar abundante crema hidratante sobre el rostro, y como digo es muy importante porque sino a la hora de quitar la máscara, ya seca, sin crema hidratante puede resultar doloroso por los pelos de las cejas, etc. Una vez hecho esto, es preferible tumbarse, o echar la cabeza hacia atrás (todo en una postura cómoda ya que se permanecerá así bastante tiempo) y comenzar a aplicar las vendas remojadas sobre la cara, siempre cuidando de amoldarlas perfectamente a cada curva y pliegue del rostro como si se tratase de una segunda piel. Durante el procedimiento será necesario ir cortando más vendas y poniéndolas a remojar. ¡Cuidado de no tapar los agujeros de la nariz si queréis seguir respirando! No es imprescindible tapar los ojos, pero se puede hacer si se quiere, siempre manteniendo los párpados bien cerrados.

Una muestra de cómo ir colocando los trozos. Intentad respetar las líneas del rostro.
-Una vez que tengamos la primera capa de vendas bien amoldada aplicaremos una segunda y tercera, o cuantas sean necesarias para que la máscara no quede demasiado fina, pero tampoco tantas como para que se pierda la forma del rostro de la persona. Tras ello ¡Sólo queda esperar! Tomáoslo con paciencia y no retiréis la máscara hasta que esté totalmente seca. Iréis notando una sensación de tirantez conforme la máscara se vaya secando, pero no os preocupéis. Podéis ayudaros de un secador de pelo para acelerar el proceso, pero siempre que no os moleste el aire caliente en la cara.

Tiempo de relajarse mientras se seca la máscara :P
-Ya cuando la máscara esté seca, es momento de retirarla. Hay que hacerlo lentamente para evitar tirones innecesarios y siempre haciendo saber a vuestro ayudante cuando lo está haciendo demasiado rápido y cuando os molesta. He de advertir que puede ser un poco molesto, pero si habéis aplicado abundante crema hidratante no llega a ser doloroso.
Ya con la máscara fuera, ¡Es momento de dar paso a la imaginación! Podéis con las mismas vendas de escayola hacer relieves, alas o lo que os apetezca. En éste caso me he decantado por remarcar las facciones y hacer unos cuernos al estilo de la máscara de David Bowie en “Dentro del Laberinto”.

La base para el cuerno está hecha con el cartón de un rollo de papel higiénico cortado por la mitad y la pieza superior igualmente cortada como un cono desplegado. Luego va recubierto con más vendas de escayola.
-Éste es el momento para decidir si queréis que vuestra máscara vaya sujeta con gomillas o con una empuñadura como las auténticas máscaras venecianas. En el primer caso, deberéis hacer unos agujeros en los laterales para después de pintar y decorar pasar una goma o cinta por ellos y anudarla bien. En el segundo caso deberéis buscar un listón de madera redondeado (yo usé un trozo de alambre bien gordito) y “pegarlo” a un lateral de la máscara empleando más vendas de escayola.

Como ya he dicho yo usé un trozo de alambre muuy grueso, así que para un óptimo pintado lo recubrí por completo con vendas de escayola.
-Una vez hechos todos los arreglos precisos y cuando tengamos seguro que ya no usaremos más vendas de escayola y esté bien seca la máscara, lijamos un poco para eliminar pequeños defectos y pintamos ¡Es hora de ponerse creativos! Dejad relucir vuestra imaginación en la creación que estáis llevando a cabo. Una vez seca la pintura y decorada con todo aquello que se os ocurra es hora de lucirla con orgullo.


Otro modelo: Ésta es mi máscara. Como veis la he recortado con forma de mariposa, además de añadirle purpurina y pegarle otras muchas cositas ^^.

1 comentario:

Deja aquí tu comentario